Tag Archives: historia de amor

“¿Ladislao estás ahí?”…una historia de amor!

18 Jul

Resumen

Camila O`Gorman estaba enamorada del sacerdote de su parroquia, el tucumano Ladislao Gutiérrez, huyó con él, el 12 de diciembre de 1847 para refugiarse en la provincia de Corrientes. Su ejecución durante las últimas etapas del embarazo produjo un escándalo internacional que contribuyó a la caída política de Juan Manuel de Rosas.

Los comienzos del romance

Camila era considerada un baluarte de la sociedad educada, y bailaba con frecuencia en fiestas formales en el Palacio Presidencial. También era amiga íntima y confidente de la hija de Rosas. A los 18 años,  conoció al padre Ladislao Gutiérrez, un sacerdote jesuita que había asistido al seminario junto con el hermano de Camila. El padre Gutiérrez provenía de un entorno similar (su tío era el Gobernador de la provincia de Tucumán). Había sido nombrado párroco de la familia O’Gorman, y pronto comenzó a ser invitado a la propiedad familiar de éstos. Camila y Gutiérrez comenzaron rapidamente un romance clandestino.

La huida

En 1847, Camila y el padre Gutiérrez se fugaron a caballo y se refugiaron en la provincia de Corrientes. Primero, se dirigieron hacia el lado de Luján llegando a Santa Fe.  De aquí pasaron al Paraná donde obtuvieron pasaporte bajo los nombres de Máximo Blandier, comerciante y natural de Jujuy, y Valentina San, esposa del primero; y de Entre Ríos siguieron a Corrientes, estableciendo en el pueblo de Goya una escuela para ambos sexos.  Allí vivían felices ganando su pan diario. Rosas no tuvo conocimiento de la fuga de Gutiérrez y de Camila sino varios días después que ella se verificó.  La familia de la joven y el Clero, que la supieron al punto, la ocultaron con fundados motivos respectivamente.  La familia, por razones de honor y con la esperanza de encontrar a la joven y de hacerla volver sobre sus pasos.  Y el Clero porque esperaba igualmente con el regreso del prófugo. Cuando el escándalo se hizo público, algunos seguidores de Rosas sugirieron que había sido secuestrada. Los oponentes políticos de Rosas exiliados, incluyendo al futuro presidente Domingo Faustino Sarmiento, declararon que la tiranía de Rosas era culpable de corromper la moral de la mujer argentina.

Película: Camila.

El final de un cuento de amor

En agosto del año 1848 el paradero de los jóvenes fue  descubierto, y fueron arrestados por un sacerdote irlandés llamado Michael Gannon. Rosas, le ordenó al jefe de policía que hiciese asear un calabozo en la cárcel y lo amueblase para conducir allí oportunamente al cura Gutiérrez; que hiciese arreglar dos habitaciones en la Casa de Ejercicios para alojar cómodamente a Camila. Se ve, pues, que lo que se propuso Rosas fue librar al cura Gutiérrez a la justicia ordinaria para que el fallo de ésta sirviese de lección severa al Clero, y recluir a Camila en la Casa de Ejercicios durante el tiempo que lo creyeran prudente los padres de esa niña.  Pero todo conspiró contra los desventurados prófugos.   Los enemigos de Rosas explotaron el escándalo con una crueldad singular.  Desde luego le asignaron proporciones monstruosas. En estas circunstancias el buque de vela a cuyo bordo venían Camila y Gutiérrez con destino a Buenos Aires, fue arrojado por un fuerte viento a la costa de San Pedro; y su comandante le manifestó al jefe de ese punto que le era imposible seguir hasta la Capital, pidiéndole que se recibiese de los presos.  Este jefe que no tenía órdenes superiores al respecto, remitió los presos al campamento de Santos Lugares y dio cuenta de todo al gobernador de la provincia. Al día siguiente cundió la noticia en Buenos Aires; y el desdichado padre de Camila se apersonó a Rosas en solicitud de un pronto y ejemplar castigo.  Y con rapidez aterradora Rosas le ordenó al mayor Antonino Reyes, jefe de Santos Lugares, que los incomunicase, les pusiese una barra de grillos y les tomase declaración remitiéndosela inmediatamente.

“ya que no hemos podido vivir juntos en la tierra, nos uniremos ante Dios”

En la madrugada del 18 de agosto, recibió Reyes la orden de Rosas de que hiciese suministrar a los presos los auxilios de la religión y los hiciese fusilar sin más trámite. Camila de 20 años, estaba embarazada de ocho meses cuando acabaron con su vida. Su primera palabra fue preguntarle a Reyes qué suerte correría Gutiérrez.  Reyes le había dispensado todas las consideraciones posibles en su posición; y no se atrevió a decirle la verdad terrible que lo abrumaba.  Esperaba una contraorden de Rosas.  En la misma mañana del 18 de agosto despachó un chasque con una carta para la señorita Manuela de Rosas, en la que le avisaba lo que ocurría pidiéndole que intercediera por Camila; y con un oficio en que le comunicaba a Rosas que la reo estaba encinta. El oficial de servicio en Palermo don Eladio Saavedra, entregó carta y oficio a Rosas, quien los devolvió a Reyes con una carpeta en la que le apercibía fuertemente por haber demorado en dar cumplimiento a las órdenes del gobernador de la Provincia. Recién entonces Antonino Reyes encomendó al mayor Torcida el deber de comunicarles estas órdenes a los presos y de presentarles los sacerdotes para que los auxiliasen, y encargó al mayor Rubio de la ejecución, retirándose él a su alojamiento abrumado por la tragedia que se iba a representar allí.   Antes de marchar al patíbulo, Gutiérrez llamó a Reyes y con amoroso anhelo que traicionaba su serenidad de hombre le preguntó si Camila iba a ser fusilada también; y cuando supo la verdad escribió en una trilla de papel que le entregó a Reyes: “Camila: mueres conmigo: ya que no hemos podido vivir juntos en la tierra, nos uniremos ante Dios.  Te abraza – tu Gutiérrez”.

Capilla Buffo, un monumento al amor

23 May

A siete kilómetros de Unquillo, en la reserva Los Quebrachitos se encuentra el que acaso sea mayor monumento al amor de esta provincia: la capilla Buffo.  Fue realizada por el italiano Guido Buffo en la década de 1940 luego de perder a su esposa Leonor y su hija Eleonora.

Buffo nació en Italia, Trevisto, el 12 de marzo de 1885, estudió en París, Turín, Venecia. Llegó a la Argentina en 1910 y se radicó en las sierras de Córdoba. Leonor Allende nació en Córdoba el 11 de abril de 1883, fue una de las primeras periodistas cordobesas y falleció el 24 de marzo de 1931, a causa de tuberculosis. Tuvieron una hija, Eleonora, nacida el 25 de junio de 1917 y fallecida el 6 de septiembre de 1941

La capilla tardó nueve años en construirse (1941-1950) y en sus vitrinas, Buffo decidió que se guardaran las pertenencias más queridas por la pareja.

Sobre las paredes interiores hay una línea de pinturas unidas por sus títulos: “Elogio a Dios”, “Elogio al sentimiento” y “Elogio al intelecto”, es decir, Guido Buffo reunió en la capilla tres facetas de su personalidad, el amor a Dios, a su familia y a la razón. Tres formas casi de deidades, por la importancia atribuidas en el recinto.

En “Elogio al sentimiento” Buffo propone una visión celestial donde su esposa, al lado de Palas Atenea, diosa de la sabiduría, contempla a su hija dormida, cuyo sueño, además, es velado por un puñado de ángeles. Al pie de este mural está la cripta donde hoy los tres, Leonor, Eleonora y Guido Buffo descansan. “Elogio al intelecto” no fue terminado.

Además, en el interior, hay un dibujo de nubes que simula una alfombra, y sobre el piso hay incrustaciones de bronce representando los planetas y estrellas en la posicion exacta en que se encontraban el 6 de septiembre de 1941 en Castelar, Bs AS. en el momento del fallecimiento de su hija.

Buffo murió en 1960 y hasta entonces se dedicó a pintar, transcribir párrafos de sus libros y transformar la capilla en una oda a la creación y a la memoria de su familia.

A continuación no te pierdas la entrevista a Magdalena Aliaga, realizadora de la producción “Amores Nuestros“, que cuenta detalles sobre esta historia.

Entrevista – Parte 1

Entrevista – Parte 2


Barón Biza y sus tormentosos amores

20 May

1º Historia

Durante 1928 en Venecia, Raúl Barón Biza conoce a Rosa Martha Rossi Hoffmann una bella actriz austríaca de 25 años, que usaba el seudónimo Myriam Stefford. El 28 de agosto de 1930 se casan en Venecia y luego  se instalan en Argentina, alternando entre Buenos Aires y las serranías cordobesas, donde Raúl tenía una estancia en Alta Gracia.

Entre marzo y agosto de 1931, ella tomó un curso de piloto y antes de terminarlo ya volaba su propio avión convirtiéndose en una de las primeras mujeres piloto de la Argentina. El 26 de agosto de 1931, dos días antes de festejar su primer aniversario matrimonial, halla la muerte al estrellar su pequeño avión en Marayes provincia de San Juan.

Las versiones sobre el accidente estuvieron teñidas del más ríspido sensacionalismo, afirmándose que el accidente había sido provocado por el esposo. Éste dedicó a la memoria de Stefford un colosal monumento, erigido en el campo familiar en Córdoba, en la Ruta provincial número 5. Es un obelisco de  de 82 m de altura en forma de ala de avión, bajo cuya base hay una cripta en la que descansan los restos de la mujer y que lleva la inscripción “Viajero, rinde homenaje con tu silencio a la mujer que, en su audacia, quiso llegar hasta las águilas”.

2º Historia

Más tarde, Raúl Barón Biza comenzó una relación romántica con Rosa Clotilde Sabattini , 20 años menor que él, hija de un estrecho amigo suyo, el líder radical Amadeo Sabattini. En 1935 contrajo matrimonio en secreto con ella, que tenía 17 años, lo que marcó la ruptura de su amistad con su padre.

En 1953 su matriminio se rompió definitivamente, y Clotilde se trasladó a Montevideo.

El 16 de agosto de 1964, ella fijó una visita con sus abogados para dar fin a los trámites de separación legal. En el curso de una discusión, a poco de recibirlos, Barón Biza —que había ofrecido un vaso de whisky a los letrados— repentinamente arrojó el contenido de otro al rostro de su esposa. Contenía ácido clorhídrico, que le produjo gravísimas quemaduras. Barón Biza huyó del lugar mientras los abogados trasladaban a la mujer al Hospital del Quemado, donde fue intervenida en la cara, el pecho y las manos.

Tras la denuncia, la policía allanó la residencia de Barón al día siguiente; en el dormitorio hallaron el cadáver de Raúl, que se había disparado a la sien. Su cuerpo reposa debajo de un olivo, a pocos metros del obelisco que erigiera en honor de Myriam Stefford.

Tanto su ex mujer como su hija María Cristina y su hijo Jorge se suicidarían en años posteriores. Rosa  se tiró por la ventana en 1978, desde el mismo departamento de la calle Esmeralda donde había sufrido el ataque.


¡No te pierdas la entrevista a Magdalena Aliaga!, realizadora de la producción “Amores Nuestros“, que cuenta detalles sobre esta historia.

Entrevista – Parte 1

Entrevista – Parte 2

El amor se sintió en el aire…

20 May